jueves, 12 de febrero de 2015

El miedo y el cerebro

"Si escapas de un león una vez, o ves que alguien está siendo devorado por un león, sabes que tienes que temer a ese león". [Kerry Ressler, profesor del Psiquiatría y Ciencias del comportamiento en la Universidad den Emroy, E.U.A].


El cerebro tiene diversos sistemas para almacenar nuestros recuerdos. Están por ejemplo los recuerdos físicos, auditivos y algunos más específicos y "declarativos" que utilizan gran parte del cerebro llamada hipocampo.

El miedo activa un sistema distinto, algo así como nuestro centro de control de emergencias: la amígdala cerebral.
Con forma de almendra y ubicada en ambas partes del lóbulo temporal del cerebro, es la encargada de guardar los recuerdos relacionados con el miedo; pero también los placenteros como el sexo o la comida.

Cuando sentimos miedo, es la adrenalina la que nos ayuda a guardar esos recuerdos. Cuando dicha experiencia nos deja recuerdos desagradables, se denomina Trastorno de Estrés Postraumático [TEPT].

Cuando hablamos de recuerdos aterradores o traumáticos, nuestro cerebro suele ser selectivo en el tipo de detalles que almacena.
Nuestras emociones centran nuestra atención en unos pocos detalles, a expensas de muchos otros.

Algunas investigaciones daban como oportunidad para enfriar el almacenamiento inicial de los recuerdos, seis horas. Sin embargo, estudios recientes, sugieren que incluso pasadas esas seis horas, los recuerdos pueden ser actualizados, recuperados e incluso suavizados.

Elizabeth Phelps, profesora de Psicología en la Universidad de Nueva York, explica que no se cambia el conocimiento de lo sucedido. Solo se cambia la asociación con las respuestas estresantes que se obtienen.

Si sufres Trastorno de Estrés Postraumático. El Matrix Reimprinting es para ti.

¡Decídete a vivir una vida plena ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario